domingo, 10 de marzo de 2013

Caracolas





No, no es verdad, preciosa mía, que por una caracola se escuche el mar,
son los ruidos que produce el caracol de tu oído al sentir la proximidad de esa caracola, que ha venido del océano profundo y le habla con susurros de nácar y de coral con un lenguaje secreto que nadie puede descifrar.
Palabras imprecisas de un idioma misterioso y concreto disfrazado de rumbosas olas, para que nadie sepa nada del amor entre tu caracol y la caracola, que le trae desde tan lejos la música de la paz.
Buscan en tus oídos,
esas blancas caracolas,
el camino del amor,
que lleves con sonidos,
de flautines y violas,
su mensaje al caracol.
Por eso te dijeron que suena el mar, pero es tan bella, mi pequeña; la mentira como la verdad.
Cree todo lo que digan, porque todo es un cuento, unas veces es de risa y otras solo es un sueño, pero tu eres la que elige ser sirena o ser un hada, que para eso se inventó la vida, no para estar preocupada por cosas sin importancia, que nunca bien acaban.
Sueña con marineros audaces, con el sonido de las caracolas, con los vientos que son capaces de agitar a las amapolas. Sueña, sueña tu propio sueño y se siempre la protagonista  de tu hermoso cuento.


10 comentarios:

  1. También eres madrugador,¿eh?

    Qué bonitos esos ánimos,ese empuje a dejarse llevar por los sueños,algo así como dejarse llevar por las olas sin preocuparse de hacia dónde o hasta cuándo...

    Pues sí, que lo haga esa tu preciosa mientras pueda o a ratos e incluso dormida, que lo haga porque luego viene la realidad y le dice la verdad de las mentiras que nos pueblan.

    Cuidado, no lo digo por esa verdad de la caracola que dices tan tiernamente...

    Son tantas otras sin capacidad de ternura!
    Entrañable entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí son sris horas menos que allá, Marinel, puede que cinco , porque precisamente hoy adelantan los relojes una hora.
      Gracias por todas tus palabras y tu apoyo permanente, lo necesito.
      bssoss

      Eliminar
  2. HERMOSO... Te veo muy inspirado y en racha querido amigo, casi no me das tiempo a seguirte y eso, eso... es casi un pecado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy yo el que corre Mr. Blake, son los relojes y los acontecimientos que arrastran.
      Gracias por estar ahí, aquí, conmigo.

      Eliminar
  3. Ella es dueña de sus sueños y escucha lo que quiere escuchar, sólo que muchas veces, casi siempre, tenemos que decir que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que no es un sueño, es un cuento.
      Ana, no sé por qué se empeñan en que vivamos el cuento que nos cuentan como si fuera el único cuento.
      bessoss

      Eliminar
  4. Todo es cuento y si te dijera lo que las caracolas me dicen...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuenta Myriam, cuenta...espero tu cuento.
      bssssosss

      Eliminar
  5. Lo malo de las caracolas es que solo tienen una sintonía.
    Y lo malo de los sueños es que siempre nos despertamos. ¿O lo bueno?

    ResponderEliminar
  6. La sintonía de las caracolas es su lenguaje, no el tuyo. Y si, es bueno despertar, cuando tienes pesadillas.
    abrazos Pedro.

    ResponderEliminar