sábado, 15 de marzo de 2014

Paraísos

No tienes que ir muy lejos para encontrar el Paraíso.
Allá donde tu estás, te está esperando en un requiebro del silencio.
Respira profundo, siente la paz del aire entrar en tus pulmones.
La puerta de la jaula está siempre abierta, solo tienes que empujar el postigo.
La mayoría no lo sabe, porque nunca se lo ha propuesto y siguen encerrados, lamentándose de su reclusión y de su aislamiento.
Sal fuera del que hasta ahora has creído ser, y encontrarás el Paraíso.
Quizás no sea un lugar muy distinto de los que conoces, pero es donde encontrarás la paz.
No creas en lo que dicen que tienes que creer, sino en lo que tu sientes con certeza.
Saca tus pies de los zapatos que te llevan a caminos predeterminados.
Suelta las correas que amarran tu cuerpo y tu espíritu.
No temas al cambio, porque siempre te acompañará. Cada día serás distinto sin dejar de ser tu mismo, como quien cambia las ropas que cubren el mismo cuerpo, como las aguas del paraíso, en constante movimiento que hacen los ríos.
Cuando regreses a la jaula serás un hombre distinto, porque conoces la salida y la entrada que es lo mismo.
Visita de vez en cuando tu Paraíso, para que no crezcan en él los abrojos del olvido.

8 comentarios:

  1. Spa, igual innecesario que te lo comente pero deseo hacerlo, según enciendo en esta tarde de sábado con más calma te busco como muchas otras, y hoy haciéndome falta un pequeño aliento, ¡como no¡ eres tu quien me lo entrega.
    Me haces compañía y me siento a gusto en tu espacio, comparto lo que dices y disfruto de como lo dices...NUESTRO PARAISO¡¡

    Besos muy cálidos ♥♥

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tramos Romero, gracias por todas tus palabras y por la empatía que siempre demuestras conmigo.
      Un bsazo.

      Eliminar
  2. Es como aquello de no dejar de visitar la senda del amigo por si crecen rastrojos y nos cierra el camino.
    La libertad de uno mismo quizá estribe en eso...en salir de uno mismo, ver, sentir, perder miedo, ganar experiencia y volver a visitarse sabiéndose al fin.
    ¿Puede haber mayor libertad?
    En fin...no sé..
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que sabes Marinel, porque has encontrado la salida en la poesía,
      bsazo

      Eliminar
  3. Soltar amarras y disfrutar de todo lo que haces en cada momento actual. Un Paraiso.
    Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día quizás podamos compartir el paraíso

      Eliminar
  4. Coincido con tus reflexiones. Salvo en la premisa principal, para mi el Paraíso está dentro, no fuera. Hay que respirar sí, centrarse, ser consciente. Pero desde dentro. Siempre desde dentro.
    Respecto al cambio: ¿qué somos más que continuo cambio, no paran nuestras células y -si tenemos suerte- nuestras ideas de cambiar?.
    Otra vez más, me ha encantado la entrada, Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Koky, siempre tomo en cuenta tus opiniones, para mejorar.

      Eliminar