miércoles, 23 de enero de 2013

Diario de un Payaso III





Avanzo un pie y luego el otro más adelante, me desplazo, soy consciente del movimiento y de la inseguridad que produce esa consciencia, en el equilibrio.
Junto los dos pies y me detengo, lleno de aire los pulmones por escasos segundos y exhalo sintiendo el efecto del flujo y reflujo a través del organismo.
Intento ser consciente de todo lo que normalmente hago sin pensar y me enfrento a un mundo desconocido. Noto el goteo del corazón que un día se detuvo y ahora vuelve a funcionar perezosamente.
Quizás haya que poner más atención a lo que se hace por instinto, a lo que entra por los sentidos, en vez de alejarse a  mundos ajenos donde la vida es una aventura y el aroma de las flores no llega.
 Caminar, detenerse, respirar conscientes de que lo hacemos, es vivir.
Puede ser la soledad la que obliga a mirar hacia adentro,  y su insistencia conduce a oscuras profundidades. Cerrar la burbuja herméticamente para enfrentarte con la propia esencia de la existencia. Viajar desde dentro, como el que sueña con otros paraísos, con otros vuelos.
Sintiendo que el mundo no es la tierra que corre bajo éstos pasos, cada vez más acelerados, sino algo inventado para mis pies.
Rodeado por los ojos de la indiferencia, saco el salitre que arde en las entrañas, ante su indolencia y nada, como si fuera de otra especie. Pero si caminase desnudo, esos ojos vacíos se volverían hacia el escándalo, se posarían de dos en dos sobre mis partes, por delante y por detrás, me vestirían de pudor puritano, de deseo reprimido, de burlas discretas que el respeto inculcado hace permanecer en silencio. Soy consciente de todo ello, de lo que sucede y de lo que sucedería. ¿Locura? ¿quién no tiene fantasías, perversiones, fobias, o delirios? .
Un coleccionista me hablaba de las diferencias y semejanzas entre los elementos de su colección. Ponía especial atención en lo concreto, en cada detalle de cada pieza y de las ausencias, de otras piezas que le faltaban, conociendo su existencia y que daría lo que fuera por conseguirlas ... nadie vería en él una obsesión enfermiza.
Un millonario era recibido en el banco con todos los tratamientos y reverencias, aún sabiendo todos que quería comprar la luna, los más atrevidos pensaban que era un excéntrico.
Pero el vecino que ha perdido su trabajo y ahora rebusca entre las negras bolsas de la basura, ese...ese se ha vuelto loco, y ya es un pobre loco.
También soy consciente de tan insensata inconsciencia...

Todo esto me pasa por la mente mientras espero y sigo esperando mi turno. El médico que viene a casa los domingos a jugar al ajedrez, aún no ha movido pieza y me pregunto en qué estará pensando.


20 comentarios:

  1. Nudistas por dentro y por fuera, las sensaciones captadas y saboreadas como un mate o un cafelito sabrosos, la felicidad total no existe, es un momento un pájaro una sonrisa una risa, una imagen..por eso es tan valiosa.
    El médico que mueva la pieza que quiera, en el tablero de la vida las jugadas no pueden calcularse a la larga, mejor la corta distancia y el aire en la cara.
    Besito contento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo da gusto Nstalia, eres capaz de ver el lado bueno al mismísimo demonio...jajajjaja
      gracias guapa.

      Eliminar
    2. Incrédula soy, incluso de los demonios, jejeje.
      Besitooooooooooooo y cuida ese cuerpo, armatoste de lo interno, si pensáramos en cada paso nos caeríamos de bruces.

      Eliminar
  2. ES curioso. Cuando uno piensa en el ejercicio mecánico del paso es cuando tropieza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto!!!! Pedro, es la consciencia lo que nos traiciona. Eso es.

      Eliminar
  3. Me ha gustado todo,pero hago hincapié en el hecho de que yo soy muy así también...

    Mientras estoy haciendo algo,mi mente viaja por miles de derroteros y por solidaridad, mis neuronas se evaden con ella.
    Hasta que alguien me desnuda con la mirada,me descubre o redescubre por fuera y por dentro, vamos me pilla in fraganti yéndome por los cerros de Úbeda,ja,ja,ja

    Creo que debiéramos ser al menos más transparentes,tal vez no nudistas por completo,ya que siempre es agradable imaginar...pero sí menos suspicaces,menos hipócritas,menos revestidos de tanta parafernalia inútil.
    Besos mi payaso favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel, a ti como a mi, el dejar viajar a la imaginación mientras hacemos algo más prosaico, no quiere decir que lo hagamos mal.
      bssoss

      Eliminar
  4. Uf! No quiero jugar más partidas con médicos ni esperar mi turno por este mes, ni tampoco pensar y cavilar más. Hace años que no le temo a la locura: los locos me infunden respeto. Viven. Y siempre dicen la verdad. Me quedo simplemente con: "Caminar, detenerse, respirar conscientes de que lo hacemos, es vivir."

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ajedrez es más que un juego, las partidas permanecen en la memoria después de finalizadas. El médico volverá el
      próximo domingo, y si le pregunto por lo que pensaba en ésta última partida, estoy seguro que sería capaz de reconstruirla.
      El ajedrez es el camino más rápido hacia la locura de los más inteligentes.
      bssoss

      Eliminar
  5. Cuando viajamos dentro de nosotros mismos es cuando más perdidos estamos, necesitamos estar fuera y mover la ficha antes de que alguien la mueva por nosotros. Muy buenas reflexiones hacia dentro y hace fuera.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena síntesis Ana, La inseguridad y las dudas sobre el viaje interior a veces se calman cuando un extraño nos apremia a mover ficha.
      bsssoss

      Eliminar
  6. "¿En qué estará pensando...?" Él no se sabe, pero quien te lee, no puede dejar de hacerlo, una vez acabado el texto.
    Haces vibrar, Spaghetti.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juji Nadie puede dejar de pensar ni siquiera un instante. Lo que nos diferencia es precisamente lo que pensamos.
      bssoss

      Eliminar
  7. SI el payaso pudo pensar tanto, o piensa muy rápido o el contrincante ajedrecista se demora mucho... y pienso cuando te leo ¿Un médico que demora una evaluación diagnóstica, tanto como demora su movida de ficha, es bueno o malo en su trabajo? Prefiero, a los payasos que meditan, piensan se interrogan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el médico está pensando en cosas -como las que piensa el payaso- diferentes al ajedrez, en vez de centrarse en su jugada, la demora sería intolerable. Pero si emplea su tiempo en el análisis de la situación, para al fin tomar la mejor decisión, estará haciendo lo correcto(tanto en lo profesional como en el juego). El payaso puede permitírselo, pues piensa en el tiempo del otro - mientras espera su turno.

      Eliminar
  8. La mente del payaso es rápida y ágil como el vuelo de un ave. Como soy un poco payasa y espero no dejar de serlo nunca me alío a la forma de ser de mi payaso favorito.

    Besos, tesoro, de la aprendiza de clown.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que lo ES nunca deja de serlo.
      bsssoss Towanda.

      Eliminar
  9. Así, subiendo poquito a poco los peldaños, como debe de ser Spaghetti..., la ficha hay que moverla cuando estemos seguros del sitio donde queremos llevarla, sin prisas ni apuros.Gracias por tu visita a mi bloc, es todo un placer oírte.Que tengas un buen comienzo de semana.Bss

    ResponderEliminar
  10. Una buena partida requiere de toda la atención, pero a veces me gusta arriesgar un poquito... quien sabe y encima es más divertido. Besos

    ResponderEliminar
  11. Fabulosas y profundas reflexiones. Qué bien escribes. Es la primera vez que visito tu blog y no será la última.

    Spaghetti, tu manera de escribir es muy lograda. Sabes transmitir las emociones, sentimientos e ideas con gran precisión y belleza.

    Felicitaciones
    Abrazos
    Ana

    ResponderEliminar